Síguenos en nuestras redes

Hola, ¿que estas buscando?

NV Noticias

Otto Granados

México-Venezuela

Del año 2018 y hasta la fecha, México está viviendo una coyuntura cada vez más compleja y crítica y son crecientes las alertas de que el país va por un camino casi copiado de lo que hizo Hugo Chavez en Venezuela.

Para entender mejor aquí la herencia de Chávez, hoy Venezuela atraviesa una gravísima emergencia humanitaria con millones de personas sin acceso a la salud básica, a una nutrición adecuada. Unos cinco y medio millones de venezolanos han huido del país desde 2014, 1 de cada 3 venezolanos se encuentra en situación de hambruna, la inflación llegó a 3820% anual y el salario mínimo mensual, repito, mensual, está hoy en 2 dólares con 47 centavos, o sea el equivalente a unos 49 pesos mexicanos al mes.

La pregunta relevante es cómo Venezuela, que fue un país más o menos rico por el petróleo en el siglo pasado pudo caer tan bajo. Bueno pues en buena medida porque Chavez desmanteló o secuestró las instituciones del Estado y el Poder Judicial, regaló irresponsablemente dinero público para comprar lealtades y votos hasta que se lo acabó y ya no pudo financiar el reparto. Gastó sin medida en proyectos fracasados y militares del país; y si contrastan algunos de los aspectos anteriores, cada uno encaja bien en las decisiones que Morena ha tomado en sus primeros 3 años de Gobierno, que ha resultado un desastre para la gestión pública, que ejemplifica muy bien las 617000 muertes reales por el COVID-19, el colapso de la línea 12 del metro de la Ciudad de México, la caída económica del 0% en 2019 y del 8.2% en 2020, los 13 millones de nuevos pobres o los 400,000 negocios cerrados.

Pero no basta esta realidad para entender mejor la forma en que ese tipo de políticos toma decisiones de Gobierno, es decir, la realidad mexicana demuestra una vez más que en política las cosas siempre pueden empeorar.

Los gobernantes de morena parecen vivir sumidos en una profunda contradicción entre el puritano cuya misión es salvar al país de los pecadores y el dictador, que quiere imponerse sobre los demás con furia y sin límites, lo que explica normalmente el lado más oscuro y destructivo de un político.

Han organizado íntegramente su vida con el solo fin de mandar, dividir y controlar nuestras reacciones delirantes donde no hay límites morales ni capacidad para entender que hay muchas cosas como la economía, como las pandemias, que no dependen de la mera voluntad personal.

Y ante la frustración y el fracaso que esto les produce, responden con una agresividad desmesurada con un odio y una ferocidad que la gente ni siquiera se alcanza imaginar. Cabalmente Morena y sus representantes han fabricado un universo mental y político en donde ellos son el nervio motor y el único punto de referencia son los únicos buenos y todos los demás son malos.

Para consolidar esta percepción le sirve tal como hizo Chavez en Venezuela, promover la división, el encono y el insulto porque de esa manera orientan el enojo social hacia otro lado. Pero esta radiografía por aquí conduce a una segunda cuestión, ante la alta probabilidad de que este gobierno termine en un fracaso y el país en una crisis grave.

¿Qué pasos puede dar en los próximos años que lo que exculpen de responsabilidad o peor aún, que vaya en contra de la realidad y tome decisiones desesperadas parecidas a las que tomó en su momento luchadores en Venezuela?

Vamos a ponerlo de la siguiente manera: han tenido el poder y han acorralado adversarios y enemigos, pero nada de eso les ha servido para alcanzar resultados positivos, concretos en áreas claves como la economía, el empleo, en la seguridad. Se enfrentan entonces a una contradicción típica de los autócratas, que es estar conscientes de una realidad pero no aceptarla y por tanto mentir y engañar.

En consecuencia existe el riesgo de que se haya incubado tal grado de resentimiento y de odio que su actitud no será la de actuar en el futuro con serenidad, con sensatez, con espíritu de conciliación, sino exactamente al revés, acelerar una estrategia radical semejante a la que llevó a Venezuela a la crisis actual.

Para impedirlo no será decisión de unas pocas personas, sino de la mayoría consciente de la ciudadanía en las próximas elecciones y el único camino es votando masivamente en favor de la libertad, del empleo, de una economía sana y de un país seguro y estable. Si esa mayoría se equivoca, los mexicanos no terminaremos de arrepentirnos suficientemente.

Click para comentar
0 0 vote
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments

También te puede interesar

Otto Granados

La presentación del más reciente informe de la Auditoría Superior de la Federación sobre el primer año del gobierno de Morena, ha exhibido, de...

Otto Granados

En pocos días cumpliremos un año desde que fue oficialmente decretada la pandemia por la Organización Mundial de la Salud y no se le...

Otto Granados

Por lo menos desde mediados de los años 80’s y finales de la década pasada, el sector privado nacional y extranjero ha jugado un...

En la voz de...

La semana pasada terminé mi comentario dejando en el aire la pregunta sobre quienes podrían ser las mejores cartas en Aguascalientes para las elecciones,...

Advertisement
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x