Síguenos en nuestras redes

Hola, ¿que estas buscando?

NV Noticias

Purgatorio

Una causa legítima

Foto. Julio Escobar

El recuento de las movilizaciones, marchas y manifestaciones que realizaron los distintos colectivos y contingentes de mujeres en todo el país volvió a dejar muy claro cuáles son sus reclamos: se detenga la violencia de género, no más agresiones y abusos sexuales, que se haga justicia y se esclarezcan asesinatos y desapariciones, libertad a decidir por su cuerpo y, por supuesto, que se ponga un alto a los feminicidios.

Cada uno de estos reclamos son esencialmente legítimos, porque forman parte de lo que el género femenino ha venido sufriendo por décadas y ahora se hace más notorio y estridente por la velocidad en que se mueve la información a través de las redes. Esta legitimidad de los reclamos es lo que ha hecho tan fuerte este movimiento feminista, situación que incomoda de manera visible al presidente López Obrador. Estos últimos días han corrido cualquier cantidad de análisis, comentarios, puntos de vista sobre la forma en que el presidente ha tomado estas protestas de las mujeres: que no es empático; que no es tema de su agenda; que ningunea el movimiento; que las siente como una amenaza para su gobierno, entre muchas otras más. Probablemente, ésta última es la que más le preocupa y le molesta, ya que no se cansa de decir que todo es un movimiento desestabilizador de sus adversarios; ellos son los que se han infiltrado y las manipulan. Esa es su lógica y su visión. Deberá tener más cuidado en lo que piensa y ve, no vaya a ser que este movimiento cruce todas las fronteras que pueda imaginar.

Esto me trae a la mente la primavera árabe del 2011. Este movimiento que empezó en Túnez con la autoinmolación, en forma de protesta, de un comerciante ambulante que fue víctima de los abusos del poder, se extendió a los demás países árabes que también empezaron a exigir mejores condiciones de vida, respeto a sus derechos y libertades. A raíz de estos movimientos fueron cayendo regímenes autoritarios que llevaban décadas en el poder: Hosni Mubarak en Egipto; Muamar Gadafi en Libia; también cayeron los gobiernos en Túnez, Yemen, Jordania y Argelia. Siria lamentablemente continúa viviendo una espantosa guerra civil.

Lo que llama la atención de esta primavera árabe es que fue un movimiento horizontal, donde no existió un líder visible quien fuera el que los encabezara. El movimiento se dio especialmente entre los jóvenes por las redes sociales. Las protestas de las mujeres en México se dan con esta característica horizontal similar, lo cuál hace más complejo y peligroso el movimiento. Algunos analistas dicen que las mujeres no podrán ser el verdadero contrapeso al presidente porque no tienen un liderazgo identificable, a la vez que no cuentan precisamente con un espacio político abierto. Yo creo que se equivocan, el movimiento puede crecer de manera exponencial, como sucedió con la primavera árabe de 2011, porque ambos tienen una característica en común: provienen de una causa legítima. Debemos estar atentos.

Jorge Luis Malpica

Click para comentar
0 0 vote
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments

También te puede interesar

Purgatorio

Jorge Luis Malpica Ortiz La semana pasada el presidente López Obrador mandó al poder legislativo la iniciativa de reforma a la ley eléctrica que...

Purgatorio

Jorge Luis Malpica  La desafiante política exterior que está llevando el presidente López Obrador ante Los Estados Unidos  por haber traído, en primera instancia,...

Purgatorio

Delirantes, aberrantes y despiadadas resultaron las declaraciones que hizo el fin de semana pasado el subsecretario de salud federal, Hugo López Gatell, en un...

Purgatorio

Jorge Luis Malpica Ortiz Al cierre de ya casi todos los cómputos electorales en el país, la glosa que dejan los resultados es que...

Advertisement
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x