Síguenos en nuestras redes

Hola, ¿que estas buscando?

NV Noticias

Otto Granados

El país necesita tres cosas: crecer, crecer y crecer

En pocos días cumpliremos un año desde que fue oficialmente decretada la pandemia por la Organización Mundial de la Salud y no se le ve salida, entre otras cosas, porque el gobierno federal ha mentido sistemáticamente en el alcance real del problema por su profunda incompetencia para manejarlo y ahora por la incapacidad para conseguir distribuir y aplicar eficientemente las vacunas.

Pero dicho esto, una vez que esté relativamente estabilizada la pandemia, o por lo menos que seamos capaces de convivir eficientemente con ella en condiciones razonablemente seguras, el país necesitará tres cosas: crecer, crecer y crecer.

Hasta ahora, las estimaciones de los economistas para los siguientes tres años oscilan entre malas, muy malas y catastróficas, pero su verdadera dimensión no lo sabremos quizás hasta el año próximo y el país va a necesitar con verdadera urgencia una batería de políticas de corto plazo y de mediano plazo que defiendan el empleo formal o que estimulen la demanda, que brinden total certeza y atractivo a la inversión privada entre otras cosas, y luego, emprender otras de carácter estructural que impulsen la productividad, la innovación y la competitividad de la economía.

¿Cómo cuáles medidas?

Pienso que en tiempos de crisis la disyuntiva es cómo se asignan inteligentemente los recursos disponibles y, en este sentido, la inversión pública y privada tiene que estar orientada hacia aquellos renglones que tengan un impacto directo en el crecimiento general de la economía y en especial, en sus sectores más dinámicos que ya no son, por cierto, los tradicionales.

Entiendo, por supuesto, que provisionalmente haya que tender una red de protección hacia los más afectados por la crisis, pero todos sabemos que esto no es sostenible y tampoco ayuda a una recuperación robusta y productiva de la economía. Ya el Consejo Nacional de Evaluación de la Política Social ha señalado justo esta emana que dos programas federales como el apoyo a estudiantes o la pensión a los adultos mayores no son sostenibles ni están funcionando correctamente, entre otras razones porque tienen grandes problemas de opacidad y de efectividad.

Y pongamos otro ejemplo, que es la tragedia educativa que dejará la pandemia. Desde luego hay que decir que no conozco un solo sistema educativo en ninguna parte del mundo que haya estado perfectamente preparado para afrontar con éxito esta pesadilla, desde luego también unos han tenido mucho mejor que otros, pues debido a sus diversas condiciones económicas, sociales, demográficas e incluso tecnológicas preexistentes, pero México es un país emergente, muy heterogéneo, con carencias y rezagos evidentes y, por lo tanto, así reaccionamos.

Creo que habrá que hacer una lectura y una interpretación correcta e informada del saldo educativo de la pandemia que nos permita comprender el objetivo de fondo para, que cuando recuperemos el camino, poder proporcionar una buena educación de calidad y que sirva para mejorar la vida el desarrollo de cada persona, y con un énfasis muy potente en los niños y jóvenes de los estratos económicos más rezagados.

Por lo pronto, es indispensable calibrar los costos. El primero es que, si en tiempos normales suele haber pérdidas de aprendizaje en los periodos vacacionales en torno a un diez por ciento, pues ahora estas serán mayores y hay que medirlas para saber cómo remediarlas en su momento, entre otras razones, porque dichas pérdidas en los alumnos pueden traducirse también en una disminución del ingreso cuando lleguen al mercado laboral, que pueden ser desde siete y diez por ciento. Y un segundo es que la calidad, la efectividad de la enseñanza en casa, posiblemente diste de la que reciben en la escuela; desde luego habrá que evaluar y, dependiendo de los recursos con los que se cuente y la dedicación de los padres de familia, puede ser mejor, peor o mucho peor, pero pues es lo que hay. Y una vez hecho este balance, entonces sí tener un buen mapa de navegación, lo cual inevitablemente tomará tiempo.

Finalmente, hay que decir que la tragedia humana en pérdida de vidas, de patrimonios, de empleos y de expectativas difícilmente se va a recuperar en lo que resta de un sexenio que nunca estuvo realmente preparado para conducir al país.

Click para comentar
0 0 vote
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments

También te puede interesar

Otto Granados

Del año 2018 y hasta la fecha, México está viviendo una coyuntura cada vez más compleja y crítica y son crecientes las alertas de...

Otto Granados

La presentación del más reciente informe de la Auditoría Superior de la Federación sobre el primer año del gobierno de Morena, ha exhibido, de...

Otto Granados

Por lo menos desde mediados de los años 80’s y finales de la década pasada, el sector privado nacional y extranjero ha jugado un...

En la voz de...

La semana pasada terminé mi comentario dejando en el aire la pregunta sobre quienes podrían ser las mejores cartas en Aguascalientes para las elecciones,...

Advertisement
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x